sábado, 9 de septiembre de 2017

ENSALADA DE KALE, QUINOA, TOMATES CHERRY Y AVELLANAS

Ahora que llega la vuelta a la rutina y que necesitamos dosis extras de energía y vitalidad para afrontar el trabajo, los madrugones, y el correr de aquí para allá, os quiero compartir esta receta que os será un buen aliado. Se trata de una ensalada muy especial, primero por lo riquísima que está y segundo por la gran dosis de nutrientes y pocas calorías que tiene. Con este delicioso plato estaréis tomando vitamina C, otras vitaminas, magnesio, potasio, otros minerales, antioxidantes, proteínas vegetales, fibra y omega-3. Todo un regalo para nuestro organismo.

 Ingredientes principales:
  • Kale
  • Quinoa (si no tienes se puede sustituir por arroz integral o cuscús)
  • Tomates cherry
  • Avellanas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Medio limón



Ingredientes opcionales:
  • Legumbres (podéis añadir algún grano de legumbre para hacer de esta ensalada un plato más nutritivo e incluso un plato único)
  • Vinagreta (le dará un toque muy especial)

Preparación:

Lava los granos de quinoa debajo del grifo hasta que deje de hacer espuma, después ponla a hervir durante unos 15 minutos (hasta que los granos se vean abiertos). Apaga y deja enfríar. (También puedes comprar la quinoa ya cocida de manera que solo es poner la cantidad que desees para tu ensalada).
Mientras se cuece la quinoa, lava bien unas 4 o 5 hojas de kale por persona y después quita el tallo (puedes “pelar” la hoja o separarla del tallo simplemente con las manos). Trocea el kale al tamaño que desees (para ensalada mejor en trozos pequeños), ponla en un bol, añade un poco de aceite de oliva y un chorrito de zumo de limón y “masajea” la mezcla. Deja reposar unos minutos. Así conseguimos que la textura de las hojas de kale sea más tierna.
Cuando ya tengamos la quinoa y el kale preparados, mezclamos con los tomates cherry y con las avellanas (previamente troceadas para dar un toque crujiente a la ensalada), añadimos algún ingrediente extra si lo deseamos y un poco de vinagre de Módena o una buena vinagreta.

Consejo para #gastrolovers:
Si estáis por Barcelona, la receta original de este delicioso plato la podréis degustar en el Restaurante Green Spot, un local muy agradable y con una propuesta totalmente recomendable;)

domingo, 18 de junio de 2017

DIETA LÓGICA Y ALIMENTACIÓN EMOCIONAL EN VERANO

Necesitamos comer adecuadamente para nutrir nuestro cuerpo y disfrutar de una buena salud, pero de igual forma necesitamos emocionarnos con la comida que tomamos deleitando nuestros sentidos. Comer relaja y produce placer, pero comer de una forma desequilibrada perjudica nuestra salud, así que es necesario encontrar la fórmula ideal incluso en verano. 


La DIETA LÓGICA es una propuesta de alimentación saludable, deliciosa y ligera que se adapta a nuestro estilo de vida, a nuestro entorno, a nuestras características personales e incluso a las bacterias que conviven con nosotros, nuestra microbiota.


Somos lo que comemos inevitablemente! Durante el año comemos unas 1.460 veces y durante el verano dedicaremos unas 270 horas a ingerir alimentos, así que el modo en que lo hagamos y lo que tomemos influye de forma determinante en cómo nos sentimos. Si queremos estar en forma, sentirnos ágiles, alegres y con energía para disfrutar del buen tiempo con nuestras familias y amigos, comer bien es vital. Y en ese concepto entra también la idea de disfrutar deleitando el paladar y los sentidos, porque la dieta debe ser saludable y comer debe ser un placer, por eso la Dieta Lógica y la alimentación emocional siempre van de la mano.


Y el verano y sus alimentos típicos de temporada nos dan la clave para cuidarnos y mantener la salud y el tipo: POCAS CALORÍAS, MUCHOS ANTIOXIDANTES E HIDRATACIÓN.

¿Cómo? Ahí van algunas ideas ;)

  • Tomar como modelo la Dieta Mediterránea con toda esa gran variedad de alimentos, especialmente frutas y verduras. 
  • Los postres y meriendas sanos a base de jugosas cerezas, rodajas de sandía o melón y las ensaladas variadas con tomates de temporada y otros ingredientes como las semillas de sésamo, chía, frutos secos como las nueces, e incluso trocitos de fruta, llenan de color y de antioxidantes nuestras mesas. 
  • Disfrutar de gazpachos, salmorejos y otros batidos de verduras o de frutas y verduras que no son más que una buena dosis de vitaminas con muy pocas calorías. 

Y las bebidas en verano, mucho más allá de los típicos refrescos



Desde una tradicional horchata hasta un moderno smoothy con bebidas vegetales o mezclas de frutas y verduras, todas son magníficas opciones que nos aportarán líquidos, gran valor nutricional y pocas calorías. La horchata, por ejemplo, se obtiene de un tubérculo que, en España, se cultiva en la zona de Valencia. Vale la pena saber que la Horchata puede constituir una merienda o un "tentempié" ya que tiene un contenido energético similar a un batido de chocolate, pero solo tiene un 4% de grasa, por tanto, es más saludable para cualquier edad. Además, contiene bastantes minerales, como el calcio, fósforo, magnesio, hierro, cinc, y manganeso. Es interesante saber que NO tiene lactosa, con lo que las personas intolerantes a ella pueden tomarla. También podemos disfrutar de la gran variedad de bebidas vegetales que a día de hoy se pueden encontrar, como la de avena, coco, almendras o avellanas, que, mientras no tengan azúcares añadidos, todo son ventajas. Si preparamos smoothies de frutas lo ideal es hacerlo dejando toda la pulpa posible de la fruta, así tendrá más fibra. Bien frescas tienen un delicioso sabor, muchos nutrientes y muy pocas calorías. 


 Cuidarse es un placer!